Saltar al contenido principal

Vacúnese hoy contra el VRS

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que las personas que cumplan los requisitos reciban una dosis única de la vacuna contra el virus respiratorio sincitial (VRS). Se aplican restricciones de edad y estado.

Programar una cita para vacunarse contra el VRS

Hombre mayor levantándose la manga para mostrar una venda de CVS en un centro de vacunación contra el VRS.

Información importante sobre las vacunas contra el VRS

Los CDC recomiendan que las mujeres embarazadas de 32 a 36 semanas entre septiembre y enero reciban una dosis de la vacuna materna contra el VSR para ayudar a proteger a sus bebés. Los pacientes elegibles ahora pueden programar sus vacunas en CVS Pharmacy®.

 

Se recomienda a los adultos mayores de 60 años que pregunten a su proveedor de servicios de salud si esta vacuna es adecuada para ellos. Un proveedor de servicios de salud incluye a cualquier persona que proporcione o administre vacunas: médico de atención primaria, especialista, médico asociado, profesional de enfermería practicante, profesional de enfermería registrado y profesional en farmacia.

Foto de proveedora de servicios de salud sonriendo enmarcada por un corazón de CVS.

Lo que debe saber sobre el VRS

El VRS es un virus respiratorio común

El VRS suele causar síntomas leves similares a los de un resfriado, pero puede ser grave en adultos mayores o lactantes. Este virus puede causar infecciones más graves, como bronquiolitis y neumonía, por lo que es importante tomar medidas preventivas.

Imagen microscópica del VRS.

La vacuna contra el VRS puede ayudar a prevenir enfermedades respiratorias graves

La vacuna puede ayudar a prevenir la enfermedad de las vías respiratorias inferiores causada por el VRS. El virus respiratorio sincitial suele propagarse por contacto directo. También puede contagiarse al tocar una superficie que contenga el virus.

Un hombre y una mujer mayor con una venda con un corazón de CVS en la parte superior del brazo donde recibieron la vacuna contra el VRS.

Información importante sobre las vacunas contra el VRS

  • Los pacientes mayores de 60 años con las siguientes afecciones corren el mayor riesgo de padecer enfermedades graves y complicaciones por el VRS y deberían considerar la posibilidad de vacunarse contra el VRS:
    • Con una enfermedad cardiaca o pulmonar crónica, u otras afecciones médicas subyacentes
    • Con sistemas inmunológicos debilitados
    • Viviendo en residencias de ancianos o centros de cuidados a largo plazo
  • Los CDC recomiendan que las mujeres embarazadas de 32 a 36 semanas entre septiembre y enero reciban una dosis de la vacuna materna contra el VSR para ayudar a proteger a sus bebés.
Una mujer mayor candidata a la vacuna contra el VRS.

Todas las vacunas que necesita, en un mismo lugar.

Una familia mostrando vendas de CVS en sus brazos donde se vacunaron.
 

Ofrecemos más de 15 vacunas, incluyendo:

  • Gripe
  • COVID-19
  • Herpes zóster
  • Neumonía (neumococo)

 

Obtenga detalles de la vacuna.*

Programar otras vacunas

Preguntas frecuentes sobre el VRS

El virus respiratorio sincitial, o VRS, es un virus respiratorio común.
Encontrará más información sobre el VRS aquí.    

En la mayoría de los casos, la infección por VRS desaparece por sí sola en una o dos semanas. Los signos iniciales del VRS son similares a los síntomas de un resfriado leve. Pueden incluir congestión, tos, fiebre, secreción nasal y dolor de garganta.

Los síntomas de una infección por VRS suelen aparecer entre cuatro y seis días después de la exposición y pueden ser los siguientes:

  • Tos
  • Disminución del apetito
  • Fiebre
  • Goteo nasal
  • Estornudos
  • Sibilancia

Los síntomas del VRS en adultos que requieren atención urgente pueden ser los siguientes:

  • Dificultad para respirar
  • Deshidratación, por no beber los líquidos necesarios
  • Agravamiento de los síntomas

Estos síntomas suelen aparecer por fases y no todos a la vez.

Dado que los síntomas leves del VRS son similares a los del resfriado común, no suele ser necesario realizar pruebas para diagnosticar la infección.

Sin embargo, el proveedor de servicios de salud puede sospechar la presencia del VRS basándose en la historia clínica, la época del año y un examen físico. En este caso, es posible que desee realizar pruebas de laboratorio (para confirmar el diagnóstico con un frotis bucal o un análisis de sangre para comprobar el recuento de glóbulos blancos y buscar virus).

Aquí encontrará más información sobre el diagnóstico del VRS.

Se calcula que cada año entre 60,000 y 160,000 adultos mayores en Estados Unidos son hospitalizados y entre 6,000 y 10,000 mueren debido a una infección por el VRS.     

Las personas mayores y quienes viven en centros de cuidados a largo plazo corren un mayor riesgo de sufrir infecciones graves y neumonía. Las personas mayores con afecciones médicas, como enfermedades pulmonares crónicas y cardiopatías, corren un riesgo especial.

Las personas con inmunodeficiencias corren el riesgo de que el VRS se agrave o ponga en peligro su vida. Entre las personas de riesgo se encuentran los receptores de trasplantes de órganos y los pacientes sometidos a quimioterapia, así como los pacientes con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) o el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).

Las personas no forman una inmunidad frente al VRS, por lo que pueden infectarse repetidamente a lo largo de su vida.

El VRS se transmite de persona a persona a través del contacto estrecho con alguien infectado.

Puede contraer el virus cuando:

  • Una persona infectada tose o estornuda.
  • Recibe gotitas con el virus luego de que alguien tose o estornuda en sus ojos, nariz o boca.
  • Tiene contacto directo con el virus, por ejemplo al besar la cara de un niño con VRS.
  • Toca una superficie que tiene el virus, como la perilla de una puerta, y luego se toca la cara antes de lavarse las manos.

La enfermedad tarda entre dos y ocho días en aparecer desde el momento de la exposición al VRS. Las personas infectadas por el VRS suelen ser contagiosas entre tres y ocho días y pueden volverse contagiosas uno o dos días antes de empezar a mostrar signos de la enfermedad.

La temporada alta de infección por el VRS en Estados Unidos va del otoño a la primavera.

Obtenga más información sobre cómo se contagia el VRS aquí.

Según los CDC, existen formas sencillas de ayudar a prevenir la transmisión del VRS y otros virus. Esto es especialmente importante si tiene un ser querido que corre el riesgo de sufrir una infección grave.

  • Lávese las manos a menudo: use agua y jabón y lávese durante al menos 20 segundos. Si no dispone de agua y jabón, use un desinfectante de manos con al menos 60% de alcohol.
  • No acerque las manos a la cara: evite tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar.
  • Evite el contacto estrecho con personas enfermas: evite besar, dar la mano y compartir tazas o cubiertos con personas que tengan síntomas similares a los del resfriado.
  • Cúbrase al toser y estornudar: cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo de papel o con la parte superior de la manga de la camisa al toser o estornudar.
  • Limpie y desinfecte las superficies: los virus pueden vivir en superficies y objetos que las personas tocan con frecuencia, como juguetes y perillas de las puertas.
  • Quédese en casa cuando esté enfermo: si es posible, no asista a su trabajo, escuela y zonas públicas.

Sí. Las embarazadas elegibles con 32 a 36 semanas de edad gestacional pueden programar una cita para vacunarse contra el VRS para ayudar a proteger a los bebés de una enfermedad grave por VRS utilizando el planificador digital en CVS.com® o en la aplicación de CVS Pharmacy.

Se estima que el virus respiratorio sincitial (VRS) causa cada año en EE.UU. entre 58,000 y 80,000 hospitalizaciones de niños menores de 5 años. Los lactantes de 6 meses o menos corren especial riesgo de contraer una enfermedad grave. Al vacunarse mientras transita la 32.ª a 36.ª semana de embarazo, la protección frente al VRS se transmite al bebé si nace al menos dos semanas después de la vacunación. Una vacuna contra el VRS aprobada por la FDA y recomendada por los CDC puede reducir el riesgo de hospitalización de un bebé por VRS en un 57% en los seis primeros meses tras el nacimiento.

Los CDC recomiendan a las mujeres embarazadas de 32 a 36 semanas entre septiembre y enero que reciban una dosis de la vacuna materna contra el VRS para proteger a sus bebés. La temporada del VRS puede variar de un país a otro, así que hable con su profesional de farmacia o de servicios de salud sobre cuándo se espera que sea la temporada del VRS en su lugar de residencia.

Los pacientes deben consultar con su aseguradora para confirmar si su plan individual cubre la vacuna.

Después de la vacunación contra el VRS, puede tener dolor, enrojecimiento o hinchazón en el lugar de la inyección. Otros efectos secundarios incluyen diarrea, fatiga, fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular o articular y náuseas.

Aquí encontrará más información sobre los efectos secundarios del VRS.

La nueva vacuna contra el VRS está disponible en la mayoría de nuestras más de 9,000 tiendas CVS Pharmacy® de todo el país. Los pacientes deben consultar con su aseguradora para confirmar si su plan individual cubre la vacuna.

Los investigadores están trabajando para desarrollar opciones preventivas pediátricas que ayuden a proteger a los lactantes y a los niños pequeños frente al VRS grave, pero todavía no hay ninguna vacuna disponible para esta parte de la población.

  • *PARA DISPONIBILIDAD DE VACUNAS: este contenido es solo para fines informativos y no constituye un asesoramiento médico. La disponibilidad varía según las regulaciones de cada estado. La presente lista no incluye a todos los que deberían vacunarse. Se aplican restricciones de edad. Consulte con su proveedor de servicios de salud o hable con su profesional de vacunación certificado de CVS Pharmacy® para ver si alguna de estas vacunas es adecuada para usted. Consulte el planificador de vacunación para más información.